novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

Viaje de ida y vuelta.(Tere Marin )

Escrito por novoyatirarlatoalla 28-09-2007 en General. Comentarios (0)


Casi hace cuatro años que me marché de Catalunya para vivir en Argentina  una nueva etapa de mi vida . Dar este paso a los 50 años no es fácil porque cualquiera a esa edad ya empieza a tomar ciertas precauciones vivenciales . Sin embargo y pese que al darlo sabía que importantes lazos familiares decidian romper conmigo, eso hice.
La experiencia en lo personal ha sido y es muy rica y ha abierto en mí unas expectativas que no me podía imaginar . Así , en este próximo viaje de 15 dias a Barcelona y Valencia(del 1 al 16 de
octubre) pongo en marcha un reencuentro con las raices que me unen y no con las guerras que me separan.
La segunda parte de esta especie de Itaca o viaje al interior de uno mismo( como decía Kavafis en su poema ), es un proyecto de las comunidades indígenas Kollas de Iruya(Salta)en el norte argentino , casi en la frontera con Bolivia.Este proyecto debemos presentarlo en una organización catalana y otra valenciana . De su aprobación y colaboración depende la necesaria mejora de la calidadde vida de 24 comunidades Kollas y sus más de mil familias que hacen mas de seis mil miembros.
No puedo dejar de decir que para todo esto ,cuento con la ayuda y el apoyo de mi compañero de vida,Luis .
Me despido de tod@s hasta aproximadamente el dia 20.
!!Salud y equidad para tod@s!!

El Chaco,El ex-Impenetrable.

Escrito por novoyatirarlatoalla 25-09-2007 en General. Comentarios (7)

El Impenetrable o la agonía Qom.(Mempo Giardinelli)

En estos tiempos el Chaco concita la atención de todo el mundo. Prensa y televisión global vienen a mirar los estragos de la desnutrición que afecta a miles de aborígenes en los bosques que se conocen –ya impropiamente– como El Impenetrable.

Mi colega y amiga Cristina Civale, autora del blog Civilización y Barbarie, del diario Clarín, me invita a acompañarla. No es la primera invitación que recibo, pero sí la primera que acepto. Rehusé viajar antes de las recientes elecciones, porque, obviamente, cualquier impresión escrita se habría interpretado como denuncia electoral. Y yo estoy convencido, desde hace mucho, de que la espantosa situación socioeconómica en que se encuentran los pueblos originarios del Chaco, y su vaciamiento sociocultural, no son mérito de un gobierno en particular de los últimos 30 o 40 años (los hubo civiles y militares; peronistas, procesistas y radicales) sino de todos ellos.


Primero nos detenemos en Sáenz Peña, la segunda ciudad del Chaco (90 mil habitantes), para una visita clandestina –no pedida ni autorizada– al Hospital Ramón Carrillo, el segundo más importante de esta provincia. Civale toma notas y entrevista a pacientes indígenas en las salas de Tisiología, mientras yo recorro los pasillos mojados bajo las infinitas goteras de los techos, y miro las paredes rotas, despintadas y sucias, los patios roñosos y un pozo negro abierto y rebalsando junto a la cocina.

Aunque el frente del hospital está recién pintado, detrás hay un basural a cielo abierto en medio de dos pabellones. Vidrios y muebles rotos, escombros, radiografías, cascotes y deshechos quirúrgicos enmarcan las salas donde los pacientes son sólo cuerpos chupados por enfermedades como la tuberculosis o el Chagas. Me impresiona la mucha gente que hay tirada en los pisos, no sé si son pacientes o familiares, lo mismo da.

Una hora después, en el camino hasta Juan José Castelli –población de 30 mil habitantes que se autocalifica “Portal del Impenetrable”– la desazón y la rabia se perfeccionan al observar lo que queda del otrora Chaco boscoso. Lo que fue imperio de quebrachos centenarios y fauna maravillosa, ahora son campos quemados, de suelo arenoso y desértico, con raigones por doquier esperando las topadoras que prepararán esta tierra para el festival de soja transgénica que asuela nuestro país.


Entramos –nuevamente por atrás– al Hospital de Castelli, que se supone atiende al 90 o 95 por ciento de los aborígenes de todo el Impenetrable. Lo que veo allí me golpea el pecho, las sienes, los huevos: por lo menos dos docenas de seres en condiciones definitivamente inhumanas. Parecen ex personas, apenas piel sobre huesos, cuerpos como los de los campos de concentración nazis.
Una mujer de 37 años que pesa menos de 30 kilos parece tener más de 70. No puede alzar los brazos, no entiende lo que se le pregunta. Cinco metros más allá una anciana (o eso parece) es apenas un montoncito de huesos sobre una cama desvencijada. El olor rancio es insoportable, las moscas gordas parecen ser lo único saludable, no hay médicos a la vista e impera un silencio espeso, pesado y acusador como el de los familiares que esperan junto a las camas, o tirados en el piso del pasillo, también aquí, sobre mantas mugrientas, quietos como quien espera a la Muerte, esa condenada que encima, aquí, se demora en venir.

Siento una furia nueva y creciente, una impotencia absoluta. Le pregunto a una joven enfermera que limpia un aparador vidriado si siempre es así. “Siempre”, responde irguiéndose con un trapo sucio en la mano, “aunque últimamente han sacado muchos, desde que empezó a venir la tele”.

Es flaquita y tiene cara de buena gente: se le ve más resignación que resentimiento. Son 44 enfermeros en todo el hospital pero no alcanzan para los tres turnos. Trabajan ocho horas diarias cinco días por semana y cobran alrededor de mil pesos los universitarios, y menos de 600 los contratados, como ella. Los días de lluvia los techos se llueven y esto es un infierno, dice y señala los machimbres podridos y los pozos negros saturados que revientan de mierda en baños y patios. Y todo se lava con agua, nomás, porque “no tenemos lavandina”.

Camino por otro pasillo y llego a Obstetricia y Pediatría. Allí todos son tobas. Una chiquilla llora ante su hijo, un saquito de huesos morenos con dos ojos enormes que duele mirar. Otra joven dice que no sabe qué tiene su nena pero no quiere que muera, aunque es obvio que se está muriendo. Hay una veintena de camas en el sector y en todas lo mismo: desnutrición extrema, mugre en las sábanas, miles de moscas, desolación y miedo en las miradas.


Después viajamos otra hora y el cuadro se hace más y más grotesco. Paramos en Fortín Lavalle, Villa Río Bermejito, las tierras allende el Puente La Sirena, los parajes El Colchón, El Espinillo y varios más. Son decenas de ranchos de barro y paja, taperas infames donde se hacinan familias de la etnia Qom (tobas). Todas, sin excepción, en condiciones infrahumanas.

Digan lo que digan, estas tierras –más de tres millones de hectáreas– fueron vendidas con los aborígenes dentro. Son varios miles y están ahí desde siempre, pero no tienen títulos, papeles, ni saben cómo conseguirlos. Los amigos del poder sí los tienen, y los hacen valer. El resultado es la devastación del Impenetrable: cuando el bosque se tala, las especies animales desaparecen, se extinguen. Los seres humanos también.

Y aunque algunas buenas almas urbanas digan lo contrario, y se escandalicen ciertas dirigencias, en el ahora ex Impenetrable chaqueño palabras duras como exterminio o genocidio tienen vigencia.

Desfilan ante nuestros ojos enfermos de tuberculosis, Chagas, lesmaniasis, niños empiojados que sólo han comido harina mojada en agua, rodeados de perros flacos, huesudos y ojerosos como sus dueños. Se llaman Margarita, Nazario, Abraham, María y lo mismo da. Casi todos dicen ser evangelistas, de la Asamblea de Dios, de la Iglesia Universal, de “los pentecostales” o “los anglicanos”.

Involuntariamente irónico, evoco a Yupanqui: “Por aquí, Dios no pasó”.

Al caer la tarde estoy quebrado, roto, y sólo atino a borronear estos apuntes, indignado, consciente de su inutilidad. Al partir de regreso veo en un caserío un cartel deshilachado por el sol: “Con la fuerza de Rozas, vote lista 651”. Y en la pared de un rancho de barro, seguramente infestada de vinchucas, veo un corazón rojo como el de los pastores mediáticos brasileños de “Pare de sufrir”. Abajo dice: “Chaco merece más. Vote Capitanich”.

A unos 400 kilómetros de aquí el escrutinio final de las elecciones avanza lenta, nerviosamente. En alguna oficina el ministro de Salud de esta provincia seguirá negando todo esto, mientras el gobernador se prepara para ser senador y vivir en Buenos Aires, bien lejos de aquí, como casi todos los legisladores.

Nunca antes el Chaco ni este país me habían dolido tanto.

Agresiones estadounidenses contra la humanidad.

Escrito por novoyatirarlatoalla 23-09-2007 en General. Comentarios (1)

@din nos muestra este interesante video de las agresiones estadounidenses contra la humanidad.
El documento es de Michel Moore y Dunia Yetmez.

"Al ritmo que llevan las nuevas agresiones estadounidenses a los pueblos del mundo, no pasará mucho tiempo en que llegue el día en que ningún ciudadano estadounidense pueda vivir en otro país sin protección policial o militar, expuesto a ataques y venganzas por los crímenes cometidos por los gobiernos de su país. La impune y descarada agresión a los pueblos, el saqueo de sus bienes y riquezas naturales que realizan el ejercito, los políticos y las empresas transnacionales estadounidenses, están cultivando en los pueblos un cada vez más creciente odio y deseo de venganza universal. Es posible que los pueblos y revolucionarios del planeta suspendan el camino hacia la revolución social global, tomando un atajo para inscribirse en una urgente agenda de venganza universal previa de los pueblos. Venganza universal a la que EE.UU. se hace más merecedor con cada día que pasa. "Leer todo

El sindrome de Yentl.

Escrito por novoyatirarlatoalla 23-09-2007 en General. Comentarios (2)

Primero vamos a definir que es lo que en 1991, Bernardine Healy denominó el síndrome de Yentl y así podremos entender mejor la siguiente noticia que tiene sus bemoles.
Comodice la misma Bernardine ,que las mujeres hayan sido tratadas demasiadoa menudo sin equidad en las relaciones sociales, en la política, en losnegocios, en la educación, en la investigación y en la asistenciasanitaria es cierto y comprobable. Cuando la situación ante laenfermedad, las mujeres han sido «invisibles»a la atención sanitaria, a los procedimientos diagnósticos e incluso alos tratamientos es cuando se le denomina Síndrome de Yentl(nombretomado de la película de Bárbara Streisand).
Carme Valls lo explica muy bién en su tesis.
Con estas aclaraciones entenderemos mejor la noticia siguiente:
Lamedicina ha sido durante siglos un asunto de hombres, y no sólo en elejercicio de la profesión. Durante años se asumió que, estudiando al"ser humano varón" en su anatomía, fisiología, farmacocinética,enfermedades y respuesta a los tratamientos se había analizado tambiénal "ser humano hembra", y por eso las mujeres han estado ausentes delos ensayos clínicos. Ahora, esto es un lastre. Es lo que en 1991,Bernardine Healy denominó el síndrome de Yentl. "Ante la enfermedad,las mujeres han sido invisibles a la atención sanitaria, a losprocedimientos diagnósticos e incluso a los tratamientos. Sus problemasde salud se han reducido a causas sociales, culturales y de otraíndole", afirma la endocrinóloga Carme Valls, autora del libro Mujeres invisibles.
(leer más,El Pais)

La Iglesia que yo respeto.

Escrito por novoyatirarlatoalla 22-09-2007 en General. Comentarios (0)
Monseñor Angelelli
Erique Angelelli - -video-

Obispo de La Rioja, mártir, asesinado con un accidente provocado. Comprometido con la causa de los pobres, Enrique fue tenazmente perseguido por la oligarquía de la provincia (como la familia Menem, que le impidió la entrada a un pueblo para unas celebraciones) y más todavía durante la dictadura. La muerte de los padres Murias y Longueville y luego del laico Wenceslao Pedernera fue fundamentalmente un «cerco que se iba cerrando». Al parecer, los cadáveres de los sacerdotes, fue a Chamical (La Rioja), y juntó material en una carpeta con declaraciones de los testigos, que comprometía a la Fuerza Aérea con el crimen. Volviendo por otro camino, junto con el sacerdote Arturo Pinto hacia la capital provincial fue seguido por un auto. Se fraguó un accidente. La famosa carpeta fue tiempo después vista sobre el escritorio del Ministro del Interior, el General Arguindegui, quien como entró en negociaciones con Anfonsín y habían sido compañeros del liceo militar, jamás fue juzgado. La Jerarquía eclesiástica, en gran parte, tristemente, sigue afirmando que fue un accidente. El obispo Angelelli se transformó en baluarte de la protección de los débiles y fue la una de las pocas voces que se levantó contra la represión política en Argentina. Las amenazas de muerte contra él se fueron volviendo cada vez más frecuentes, hasta llegar a ser masivas últimamente. Tuvo que prepararse junto a sus sacerdotes como una de las posibles futuras víctimas. Él anunció frecuentemente que para poder anunciar verdaderamente el evangelio hay que tener un oído abierto para Dios y otro para el pueblo.

El 4 de agosto de 1976 Monseñor Enrique Angelelli, obispo de La Rioja, yacía en el frío asfalto de Punta de los Llanos luego de que su auto fuera interceptado en la ruta que unía Chamical con la capital de la provincia hacia donde viajaba para presentar ante las autoridades militares una carpeta con pruebas sobre el asesinato de dos sacerdotes de su diócesis. La versión oficial, que el mismo Episcopado avaló, hablaba de accidente, pero entre los riojanos, y gracias al aporte de testigos claves, una certeza se hizo carne: Monseñor Angelelli había sido sacado ileso de su auto y brutalmente asesinado de varios golpes en la nuca.

Su muerte fue la dura cuenta que tuvo que pagar por una vida dedicada a los más humildes, a quienes consagró su vocación sacerdotal "con un oído puesto en el pueblo, y otro en el Evangelio". Su prédica le trajo el rencor de los poderosos de siempre, uniformados y civiles, a quienes afectó en sus sagrados intereses, y de quienes recibió una feroz campaña que no vaciló en acusarlo de 'obispo rojo', enviar firmas para pedir su remoción al Vaticano, expulsar sacerdotes de Anillaco, donde Amado Menem, hermanastro del actual presidente, tuvo especial participación, asesinar religiosos y laicos y finalmente eliminar al odiado "Pelado".

Monseñor Angelelli fue, junto a Hesayne, De Nevares, Devoto, Ponce de León y Novak, uno de los pocos obispos que supo comprometerse con la cruz y el Evangelio dentro de una jerarquía episcopal cuya actitud de connivencia y complicidad con la dictadura militar avergüenza la conciencia de los cristianos de estas tierras. Desde la justificación teológica de la tortura y la eliminación clandestina de prisioneros indefensos hasta la aceptación lisa y llana de la espada como instrumento quirúrgico para impulsar la doctrina de la seguridad nacional, la conducta de la jerarquía católica argentina no tiene parangón en el mundo entero.

Fuente: http://servicioskoinonia.org
Más en:elortiba.org

Padre Carlos Múgica-video-

Quién debe responder no es San Cayetano(poema)
Carlos Mugica nacio el 07/10/30. Hijo de una familia de clase alta, ofrendo su vida por los mas humildes, incluso conociendo de antemano que esa era una posibilidad demasiado cercana. Para servirles, renuncio a una prometedora carrera en el seno de la iglesia, que podri­a haberlo llevado a las mas altas jerarqui­as, ya que era un hombre de brillante inteligencia. Pero eso no es todo: era un cura peronista que trabajaba en el Barrio Comunicaciones, hoy Villa 31. Vivio sin miedo y sin pedir nada para si mismo. Lo asesino un maton a sueldo de la Triple A el 11/05/74, en el que algunos creyeron reconocer al comisario de la Policia Federal Rodolfo Almiron. Despues de 30 anios, para desmentir a sus asesinos, Mugica sigue viviendo en el corazon del Pueblo y es recordado como un cura de los que preferi­a tambien otro martir: el "Chacho" Angelelli, "con una oreja en el Evangelio y la otra en el Pueblo".