novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

Maltrato Psicológico

Escrito por novoyatirarlatoalla 22-03-2007 en General. Comentarios (6)
Estudios científicos confirman que el maltrato psicológico es tan devastador
como la tortura física .-

http://www.clarin.com/diario/2007/03/22/conexiones/t-01384970.htm
Amenazas, intimidación y privación de cariño traen consecuencias similares a las de la tortura corporal, afirman estudios. No sólo en adultos en regiones en crisis, sino también en niños de
países desarrollados.conexiones@claringlobal.com.ar

El estudio fue realizado por el psicólogo Metin Basoglu, de la Universidad de Londres, en base a entrevistas con 270 víctimas de tortura y violencia de la guerra civil de la ex Yugoslavia. Sus resultados causan estupor entre los expertos, ya que demuestran que la tortura psicológica aplicada a prisioneros provoca los mismos resultados que el abuso físico. Los entrevistados, víctimas de manipulación, humillaciones y extremo estrés psicológico, sufrían aún muchos años después las mismas consecuencias que quienes son sometidos a torturas corporales.

No hay castigos sin consecuencias

Hasta las formas de sometimiento supuestamente más inofensivas, como la celda de aislamiento, deberían ser juzgadas del mismo modo que la tortura física . Esto es lo que informarn Basoglu y sus colegas en la revista especializada "Archives of General Psychiatry". También el profesor estadounidense Steven Miles, de la Universidad de Minnesota, comenta que "diferenciar entre tortura y matrato no sólo es un sinsentido, sino que además es muy peligroso".


Los investigadores no hallaron ninguna diferencia fundamental entre la tortura física y la psicológica . Tanto la segregación como las amenazas dejan huellas similares en tanto menoscaban el bienestar del individuo, provocando daños aún mucho tiempo después de haber sucedido.

Las víctimas sufren durante años de los llamados "síndromes postraumáticos ", que consisten en pesadillas y disturbios del sueño, recuerdos vívidos y ataques de pánico. También el dolor físico y la pérdida de conciencia son parte del cuadro. Dichos descubrimientos ponen en tela de juicio los argumentos de quienes consideraban que la tortura psicológica es un método inocuo a utilizarse en interrogatorios en la lucha contra el terrorismo.

Los niños, víctimas indefensas

Un aspecto relevante del estudio es que las consecuencias
de la tortura psíquica en adultos de zonas en guerra son las mismas que sufren los niños de países desarrollados sometidos a la privación del entorno familiar . Este maltrato, llamado deprivación, es otra clase de abuso infantil, ya que, según Basoglu, los mecanismos psicológicos que producen traumas en personas maduras serían los mismos en los niños.

"El estudio de Basoglu puede aplicarse perfectamente a los niños", sostiene Ernst Pfeiffer, del Centro Psiquiátrico Infantojuvenil de la Clínica Charité de Berlín, sitado en un artículo del semanal germano Der Spiegel. Según el científico, se han realizado varios estudios que lo confirman. Las secuelas del maltrato por deprivación consisten en un 20 a un 50 por ciento de los niños en daños cognitivos y psicológicos a largo plazo.

Secuelas trágicas para el crecimiento

Un grupo de estudio de la Universidad de Nueva York, junto con sus colegas británicos, observaron el desarrollo de infantes que crecieron en orfanatos de Rumania durante la dictadura de Ceausescu. A pesar de que fueron adoptados por familias del oeste europeo, seguían presentando síntomas luego de más de siete años de estar integrados en un ambiente de convivencia armónica.



El trauma les había provocado retrasos graves en su desarrollo intelectual. En comparación con chicos que crecieron en hogares sanos, su cociente intelectual era 15 puntos más bajo. Los resultados fueron publicados en mayo de 2006 en la revista "Child Development", y las víctimas del estrés de los hogares infantiles eran niños entre 6 y 42 meses.

Críticas y amenazas también son tortura

La falta de amor y conductas sanas por parte de los padres pueden ser devastadoras. Desde el punto de vista de la psicología infantil y las ciencias sociales, la tortura psicológica y emocional es un tema que aún no ha sido lo suficientemente investigado. Heinz Kindler, del Instituto Alemán de la Juventud (DJI), afirma que "se sabe muy poco acerca de las consecuencias del maltrato psicológico en niños".

Muy pocos padres son concientes de que están abusando psíquica y emocionalmente de sus hijos. Empezando por las amenazas verbales e intimidación, siguiendo por la crítica permanente e irreflexiva y el rechazo de sus hijos, todas estas conductas son abusivas. También la preferencia por uno de los hijos ante el resto "pone en peligro el desarrollo psíquico y emocional sano de la criatura", afirma la página web del DJI.

El maltrato abusivo en los niños no sólo provoca desventajas en el crecimiento individual, sino que deriva en enormes costos socioeconómicos. Desde la internación y tratamiento psiquiátrico hasta la entrada a la cárcel juvenil, todo es posible para quienes comienzan a vivir siendo víctimas de tortura psicológica. Y eso, dice Pfeiffer, "le cuesta muchísimo dinero a la sociedad".


Fuente: Deutsche Welle


Coctel de Cultura

Escrito por novoyatirarlatoalla 21-03-2007 en General. Comentarios (0)
El Poder de la Palabra es una web dedicada a la prosa poética, en ella encontrarás fragmentos de 2724 textos literarios, así como la biografía e imágenes de sus autores....Para acompañarte en la lectura podrás ver también...obras de arte, imágenes de arquitectura y música clásica y cinematográfica.....entra,entra:
http://www.epdlp.com/literatura.php

Amor Gay

Escrito por novoyatirarlatoalla 19-03-2007 en General. Comentarios (4)

Jeferson , seguidor del blog , me llama la atención y con razón ,
porque no tengo nada escrito del amor entre chicos,entre hombres...
así que le dedico esta entrada al blog por haberme dado un justo
 toque de atención....

Amor Gay 
Por Arturo Pérez Reverte
Nunca antes me había fijado en la cantidad de parejas homosexuales que se ven paseando por Venecia. Los encuentras caminado por los puentes, a la orilla de los canales, cenando en los pequeños restaurantes del casco viejo. No suele tratarse de dúos espectaculares, sino todo lo contrario: gente discreta, tranquila, a menudo con aspecto educado. Mirando a los demás aprendes cantidad de cosas, y en el caso de estas parejas siempre me encanta sorprender sus gestos comedidos de confianza o afecto, el reparto convencional de roles que suele darse entre uno y otro, la ternura contenida que a menudo sientes flotar entre ellos, en su inmovilidad, en sus silencios.

Pensaba en todo eso el otro día, a bordo del vaporetto que cubre el trayecto de San Marcos al Lido. Sobre la laguna soplaba un viento helado, los pasajeros íbamos encogidos de frío, y en un banco de la embarcación había una pareja, hombre y hombre, cuarentones, tranquilos. Se sentaban muy juntos, apoyado discretamente un hombro en el del compañero, en un intento de darse calor. Iban quietos y callados, mirando el agua verdegris y el cielo color ceniza. Y en un momento determinado, cuando el barco hizo un movimiento y la luz y la gama de grises del paisaje se combinaron de pronto con extraordinaria belleza, los ví cambiar una sonrisa rápida, fugaz, parecida a un beso o una caricia.

Parecían felices. Dos tipos con suerte, pensé. Aunque sea dentro de lo que cabe. Porque viéndolos allí, en aquella tarde glacial, a bordo del vaporetto que los llevaba a través de la laguna de esa ciudad cosmopolita, tolerante y sabia, pensé cuántas horas amargas no estarían siendo vengadas en ese momento por aquella sonrisa. Largas adolescencias dando vueltas por los parques o los cines para descubrir el sexo, mientras otros jóvenes se enamoraban, escribían poemas o bailaban abrazados en las fiestas del Instituto. Noches de echarse a la calle soñando con un príncipe azul de la misma edad, para volver de madrugada, hechos una mierda, llenos de asco y de soledad. La imposibilidad de decirle a un hombre que tiene los ojos bonitos, o una hermosa voz, porque, en vez de dar las gracias o sonreír, lo más probable es que le parta a uno la cara. Y cuando apetece salir, conocer, hablar, enamorarse o lo que sea, en vez de un café o un bar, verse condenado de por vida a los locales de ambiente, las madrugadas entre cuerpos Danone empastillados, reinonas escandalosas y drag queens de vía estrecha. Salvo que alguno -muchos- lo tenga mal asumido y se autoconfine a la alternativa cutre de la sauna, la sala X, la revista de contactos y la sordidez del urinario público.

A veces pienso en lo afortunado, o lo sólido, o lo entero, que debe de ser un homosexual que consigue llegar a los cuarenta sin odiar desaforadamente a esta sociedad hipócrita, obsesionada por averiguar, juzgar y condenar con quién se mete, o no se mete, en la cama. Envidio la ecuanimidad, la sangre fría, de quien puede mantenerse sereno y seguir viviendo como si tal cosa, sin rencor, a lo suyo, en vez de echarse a la calle a volarle los huevos a la gente que por activa o por pasiva ha destrozado su vida, y sigue destrozando la de los chicos de catorce o quince años que a diario, todavía hoy, siguen teniéndolo igual que él lo tuvo: las mismas angustias, los mismos chistes de maricones en la tele, el mismo desprecio alrededor, la misma soledad y la misma amargura. Envidio la lucidez y la calma de quienes, a pesar de todo, se mantienen fieles a sí mismos, sin estridencias pero también sin complejos, seres humanos por encima de todo. Gente que en tiempos como éstos, cuando todo el mundo, partidos, comunidades, grupos sociales, reivindica sus correspondientes deudas históricas, podría argumentar, con más derecho que muchos, la deuda impagada de tantos años de adolescencia perdidos, tantos golpes y vejaciones sufridas sin haber cometido jamás delito alguno, tanta rechifla y tanta afrenta grosera infligida por gentuza que, no ya en lo intelectual, sino en lo puramente humano, se encuentra a un nivel abyecto, muy por debajo del suyo. Pensaba en todo eso mientras el barquito cruzaba la laguna y la pareja se mantenía inmóvil, el uno contra el otro, hombro con hombro. Y antes de volver a lo mío y olvidarlos, me pregunté cuantos fantasmas atormentados, cuántas infelices almas errantes no habrían dado cualquier cosa, incluso la vida, por estar en su lugar. Por estar allí, en Venecia, dándose calor en aquella fría tarde de sus vidas.

Fuente: glosas.net.

de: Arturo Pérez Reverte


Bush y su visita a Latinoamérica.

Escrito por novoyatirarlatoalla 19-03-2007 en General. Comentarios (1)



Manifestarse

...que quede claro que en Guatemala no todos y todas somos serviles.

Viene bien un poco de esto o mucho expresarse cuando se nos atropella brutalmente, al menos eso me parece la venida de Bush: un embestida a nuestra dignidad, un acto de servilismo claro, una mamonada del Gobierno, una puñalada por la espalda a los y las guatemaltecos quienes tenemos que aguantar sus aviones de guerra, armados hasta los dientes atronando nuestros cielos en un claro alarde de fuerza.

Mientras los mandatarios, el malo y el baboso, pasean por el altiplano guatemalteco, mientras nuestros funcionarios juegan a guías de turismo y hacen la facha de un falso nacionalismo; mientras el país se paraliza, los colegios dan feriado (los únicos felices quizá sean los niños y las niñas) y los negocios se cierran al igual que las carreteras, allá en el norte, familias chapinas sufren por la separación obligada que les imponen las autoridades por no considerarlos legales. Miles de guatemaltecos y guatemaltecas regresan al país humillados y con los sueños rotos, y cuantos más no han muerto en ese intento de llegar, de estar y también con el deseo de volver, quizá con la frente marchita, pero con un poco más.

Tanto alboroto para nada, porque al final, de los apretones de manos, de las fotos de rigor y de lo limpio que puede quedar el palacio nacional y los lugares aledaños, no pasará nada, seguiremos siendo los mismos, los tercermundistas camino al cuarto espacio, los curiosamente folklóricos coloridos, los alienados consumidores de todas sus franquicias, modas y costumbres, los trabajadores maquileros, los deportados y nada más.Así las cosas, manifestarse, manifestarnos, es lo único que nos queda, y les guste o no al Presidente, a la Embajada Gringa y a los sobalevas, lo seguiremos haciendo, al menos para que quede claro que en Guatemala no todos y todas somos serviles.

Pispizigaña, MARTES 13 de marzo de 2007.
www.albedrio.org

Esposas abusadoras....Tere Marin

Escrito por novoyatirarlatoalla 19-03-2007 en General. Comentarios (5)


...A ella le movia, ella misma...
su lema era "yo, primero yo, luego yo y luego nadie...
Ella adoraba al becerro de oro....
Ella creía que él era debil....
ella lo humillaba , lo escarnecía,lo avergonzaba ante sus hijas....le quitaba el respeto que
 sus hijas le debian y le deben...la vida de ella estaba guiada por una sádica perseverancia....
se mandaba echar el tarot y la carta que la presentaba era "el colgado"
...con la excusa de dormir con la pequeña y de que él roncaba organizó habitaciones separadas...¿Sexo?....aggghhh que asco , solo piensas en eso....
No vales nada....No haces nada.....Ganas poco...trabajas poco....Solo yo trabajo, yo me rompo el culo trabajando....yo sola hago todo....eres un mierda.......
arregla el coche , lo rompió tu hija......corta el cesped....haz esto...haz aquello....
ella confundió que él aún la respetaba con pensar que era un cobarde...
ella confundió al hombre con una marioneta...hasta que él llenó la copa con la última gota
del vinagre que ella le daba cada día durante años...y entonces dijo!! NO!!...y entonces él dijo !!Basta!!...ella entonces quiso desandar lo andado y al ver que él no volvía atrás,
lo castigó más....Un intento de suicidio , controlado, de esos que antes se avisa al que interesa "castigar" para acobardarlo y que sus hijas sepan lo malo que es su padre y que por su culpa se quiere matar....y que llame a la ambulancia.....de esos suicidios en horario que le vá bién al suicida, por ejemplo fin de semana para dar tiempo a vomitar las pastillas(no demasiadas)
en el hospital y descansar antes de volveral trabajo...de esos suicidios teatreros y más falsos
que Judas...porque quién quiere suicidarse de verdad , no avisa....
puso más veneno en su hija pequeña hasta conseguir que no quisiera ver a su padre...
la mayor seguía con su madre, por dinero...la madre la compraba,haciendo de una chica inteligente solo una egoista ,perezosa ,malcriada e interesada ególotra , adoradora del becerro de oro ,como su madre...
Pero su peor castigo fué soportar tener que saber que él ,era feliz con su nueva pareja....
A veces se hace justicia en la tierra...
(Tere Marin)