novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

Ser mujer en Somalia , un no - Estado africano.

Escrito por novoyatirarlatoalla 22-01-2007 en General. Comentarios (4)





Desde Córdoba,G.Pedraza nos envía el artículo de Ramón Lobo,
publicado en el diario "El Pais" , tiutlado:
"La muerte lenta tiene nombre de mujer en Somalía"....Gracias amiga....

 La violencia, las mutilaciones sexuales y la pobreza extrema se ceban en el
 sexo femenino en el no-Estado africano
RAMÓN LOBO (ENVIADO ESPECIAL) - Galcayo - 21/01/2007

Ser mujer en un no-Estado como Somalia es peor que una desgracia, es una
condena a una muerte lenta, cruel e invisible. En un no-país donde cada
 hombre dispone de un arma de fuego y la utiliza desde 1991 contra su vecino,
hablar de derechos, de lucha, de esperanza y de una vida digna resulta una
 utopía. A niñas como Faadumi Husein, de 16 años, les practican la ablación y
les cosen los labios de la vulva (infibulación) para impedir las relaciones
 sexuales antes del matrimonio y garantizar su virginidad. "Duele mucho y
 duele todos los días", asegura Faadumi.

 "Si no te cosen los labios [de la vulva], es muy difícil que un hombre
 acepte casarse"
 Los padres -no importa qué padres, ni el clan al que puedan pertenecer
 porque es una costumbre extendida- les conducen a casa de la gudniin, la
 curandera encargada de la operación, cuando cumplen ocho o nueve años.
 Algunas niñas mueren por hemorragias e infecciones por la falta de higiene.
 
 Nuuro Crahmaal es enfermera. Tiene 36 años y siete hijos, de los que viven
 cinco. Se opone a la doble amputación sexual. "Veo casos todos los días.
 Cuando ayudo en un parto trato de convencer a la madre para que no se lo
 haga a su hija cuando crezca. Algunas escuchan y parecen comprender, pero
 otras se enfurecen porque dicen que es una tradición religiosa y que nadie
 puede ir contra ella".

 Amira tiene 22 años y es bellísima, como la mayoría de las somalíes: piel
 tostada y tersa, rasgos suaves, ojos negros grandes y luminosos y una leve
 sonrisa. Su tercer hijo está en el hospital postrado en una colchoneta con
 malnutrición severa. A ella le practicaron la doble agresión a los ocho años
 y la acepta como algo normal: "Le pasó a mi abuela y a mi madre y me ha
 pasado a mí. Si tuviera una hija se lo haría también".
 
 En la cocina del hospital de Galcayo sur huele bien. Halimo prepara en u
enorme puchero un guiso de arroz con judías y verduras. Tiene 25 años y no
 está casada. Vive con su madre y una hermana y prefiere dedicarse antes al
 trabajo que a un hombre. "Si te casas tienes que abandonar el empleo, el
 marido te hace un niño, luego se divorcia y se marcha. Prefiero estar sola".
 Halimo no explica la razón de su soltería, infrecuente a su edad en un país
 con una esperanza de vida de 47 años. Quizá una frase de la enfermera Nuuro
 sea la respuesta: "Si no te cosen los labios es muy difícil que un hombre
 acepte casarse contigo".
 
 Una semana antes del matrimonio, arreglado de antemano entre las familias,
 el hombre comprueba visualmente el estado del sexo de su futura esposa. Si
 la vulva no está sellada significa que ha estado con otros hombres y la
 repudiará. Si es aceptada, la mujer volverá a la curandera gudniin para una
 segunda operación. "Es otro momento de riesgo por las hemorragias y las
 infecciones. Se practica una semana antes de la boda porque es el tiempo que
suele necesitar la paciente para recuperarse. Los primeros días no puede
 sentarse, apenas camina y sufre grandes dolores", explica la enfermera.

 La niña Faadumi Husein, que acepta ese rito que tanto le duele, tiene la
 mirada huidiza. Parece tímida, como si estuviera educada en el miedo. Vive
 en una diminuta habitación con sus padres y tres hermanos varones. Nunca ha
 ido al colegio. No sabe leer ni escribir. En casa se encarga de la limpieza
y de ayudar a su madre. Jamás ha pisado un cine, pero le gustaría ver algún
 día una película india. "Mi padre no me lo permite porque dice que está en
 contra del islam". Se queja de las palizas de su padre y hermanos. Dice que
 ése es otro de los problemas de la mujer somalí. 
 Shukri M. ha cumplido los 18 años. En el brazo derecho tiene la marca de una
 bala. Se la descerrajó un miliciano hace una semana. "Estaba limpiándome los
 dientes debajo de un árbol cuando él apareció. Le pedí que me dejara
 marchar, pero me agarró y me tiró al suelo. Me quitó la ropa y me violó.
 Cuando escapé, disparó". Shukri fue rescatada por un coche cuyos ocupantes
 oyeron las detonaciones. "El hombre está detenido y cuando me cure iré a
 casa, mi marido se reunirá con la familia del otro y negociará una
 solución". Shukri, sin hijos vivos, cree que su marido se divorciará tras
 cobrar el dinero.
 
 Además de la violencia general y de la física y de las mutilaciones
 sexuales, hay una tercera agresión que afecta a las mujeres y la casi
 totalidad de la población somalí, cerca de ocho millones de personas: la
pobreza extrema.
 
 Odheeho Cabdile es una de sus víctimas. Tiene 90 años y luce el porte de una
 gran dama. Jamás vivió en una casa ni tuvo trabajo más allá de vender
 legumbres en el mercado cuando era joven. Duerme sobre un camastro fabricado
con tiras de ropa sobre la arena fría de las noches de Galcayo. Es una
 desplazada desde que a los 10 años se quedó huérfana. Hoy no ha comido, ni
 bebido leche, té o agua, su dieta habitual. Depende de la caridad de sus
 vecinos, tan pobres como ella. Habla pausada, encogida en sus recuerdos
 dentro de una cabaña de un metro cuadrado techada por un plástico naranja.
Tuvo 11 hijos de los que seis sobreviven en la miseria. Le gustan los
 plátanos y los mangos, pero son un lujo prohibido, un sueño.
 
 La enfermera Crahmaal cree que la creación de un Estado ayudaría a la mujer.
 "Se podrían decretar leyes que nos protejan, pero aun así sería difícil
 porque la tradición es más fuerte que la ley. Éste es un país del islam y
 ninguna norma puede ir contra ello".

 Tras la derrota en diciembre de la Unión de los Tribunales Islámicos,
 demonizados por EE UU como los nuevos talibanes, Somalia ha regresado a
 manos de los señores de la guerra que la destruyeron. Ahora, libre de
supuestos terroristas, el nuevo país se parece demasiado a otros
 experimentos internacionales recientes: los que ganaron la guerra no
 aparentan ser mucho mejores que los que se fueron.

------------------------------------------------------------------------------------------------

La noticia en otros webs

"Si no te cosen los labios [de la vulva], es muy difícil que un hombre acepte casarse".

http://marialob.blogspot.com/2007/01/hasta-cuanto-ha-de-soportar-la-mujer-en.html

http://www.elpais.com/articulo/portada/mujer/frente/intolerancia
/elpepusoceps/20070107elpepspor_1/Tes

http://www.analitica.com/mujeranalitica/documentos/5954663.asp
Aquí encontrarás mucha inflormación multimedia sobre Somalia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Somalia






Peces y otros animales.

Escrito por novoyatirarlatoalla 21-01-2007 en General. Comentarios (1)
Si te gustan los peces,si disfrutas del acuarismo , no dejes de visitar esta página
muy completa ...es científica pero a la vez podemos aprender mucho tod@s aquell@s
personas que nos gusta disfrutar de la estética del acuario ,de su cuidado y de la belleza
de los peces....y como dicen en su presentación :"Para ingresar a este sitio solo tienes que comprometerte a cumplir con las reglas básicas de respeto a la vida de estos seres cautivos, con la dignidad a la que tienen derecho y con el compromiso de respetar toda legislación vigente, destinada a proteger y preservar el entorno natural..."


http://www.elacuarista.com/abc/
-----------------------------------------------------------------------------------------
Os invito a leer el libro : Hablaba con las bestias, los peces, y los pájaros de
Konrad Lorenz...os cautivará.....podeis bajarlo gratis :
Hablaba con las bestias, los peces, y los pájaros de Konrad Lorenz.

"Todo el encanto de la niñez prende para mí, todavía hoy, de una de estas
redes, que no es necesario que sea un instrumento impecable con el aro de
latón y la red de seda de cerner, sino más bien algo que se improvisa en diez
minutos: un marco hecho con un trozo de alambre curvado, y la bolsa,
confeccionada con una media, un trozo de cortina o unos pañales. A los nueve
años de edad pesqué con uno de estos aparejos las primeras dafnias para mis
peces, y con ello descubrí las maravillas del pequeño mundo de las charcas de
agua dulce, que inmediatamente me sedujo y apasionó. La redecilla fue
seguida por la lupa; la lupa, por un modesto microscopio, y, con ello, mi destino
quedó irremediablemente sellado. Puesto que el que contempla con sus ojos la
belleza, no es ya tributario de la muerte, sino de la Naturaleza, cuya belleza ha comprendido. Y si sus ojos sirven realmente para ver, llegará a ser, inexcusablemente, naturalista"
como dice Platen, (naturalista y arqueólogo).

Benetton y los MAPUCHE

Escrito por novoyatirarlatoalla 20-01-2007 en General. Comentarios (0)
Los colores invisibles de Benetton: la Compañía de Tierras del Sud Argentino Sociedad Anónima, de propiedad de Benetton, recurrió al sistema jurídico argentino para expulsar ha familias mapuches de sus tierras. El ultimo de tales desalojos se llevo a efecto el 31 de Mayo pasado, contra la familia Atilio Curiñaco y Rosa Rúa Nahuelquir a quienes la empresa los acuso de usurpación de tierras, después que estos trataron de retornar al territorio de sus abuelos.  El juez Jorge Eyo de Esquel, localidad ubicada a unos 1.460 kilómetros al sur de Buenos Aires, paso sentencia apoyando la posición de la empresa. En los últimos 10 años, Benetton ha adquirido aproximadamente 900 mil hectáreas de tierra en las provincias patagónicas de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Desde entonces procedió a cercar territorios y ha expulsar a sus habitantes, con el objeto de dar paso a la crianza de ovinos y satisfacer así la demanda de lana que necesita para su industria textil, producción a bajo costo, con mano de obra barata, pero a altas ganancias. Benetton compro los terrenos de la Compañía de Tierras del Sud Argentino S.A., cuya legalidad de los títulos, siempre han sido cuestionados por los mapuches y corroborado por los abogados que hoy defienden a las familias afectadas. 1.- Benetton no respeta las disposiciones contenidas en los Códigos de Conducta de la Unión Europea sobre las operaciones de empresas europeas que invierten en los países en vía de desarrollo (Resolución 15/11/99); 2.- El despojo a los mapuche de sus tierras ancestrales contraviene el articulo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional Argentina de 1853/1994 que: “Reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos”; 3.- Se priva a las comunidades mapuche de su subsistencia económica, viola el articulo 14 y 17 de la Ley 24.071 Ratificatoria del Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre pueblos indígenas, en la que los estados se comprometen a reconocerles a los pueblos indígenas, el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan y, que “deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos indígenas a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencias...

INFORMACIÓN COMPLETA:

http://www.mapuche.info/lumaco/Benetton.html




Masacre EN EL CHACO,memoria prohibida

Escrito por novoyatirarlatoalla 20-01-2007 en General. Comentarios (15)



Una masacre que lleva 80 años de memoria prohibida

En 1924 asesinaron a 200 aborígenes de Napalpí, Chaco. Reclamaban por sus salarios. A los descendientes ni siquiera les permiten recordar el hecho en un acto en las escuelas

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-38355.html

Cuando se cumplen 80 años de la matanza de 200 tobas y mocovíes, en Napalpí, Chaco, un cacique reclama una reparación histórica que, desde hace décadas, es incumplida: un cartel que indique que allí tuvo lugar la masacre ordenada por el gobernador chaqueño, Fernando Centeno. El 19 de julio de 1924, a la mañana, la policía rodeó la Reducción Aborigen de Napalpí, de población toba y mocoví, y durante 45 minutos no dejaron descansar los fusiles. No perdonaron a ancianos, mujeres ni niños. Asesinaron a todos y, como trofeos de guerra, cortaron orejas, testículos y penes, que luego fueron exhibidos como muestra de patriotismo en la localidad cercana de Quitilipi. Los asesinados fueron más de 200 aborígenes que reclamaban una paga justa para cosechar el algodón de los grandes terratenientes. Para justificar la matanza, la versión oficial esgrimió una “sublevación indígena”. A 80 años de la masacre, no habrá actos oficiales, pero los pobladores originarios la recordarán en cada comunidad.
En 1895, la superficie sembrada de algodón en el Chaco era de sólo 100 hectáreas. Pero el precio internacional ascendía y los campos del norte comenzaron a inundarse de capullos blancos donde trabajaban jornadas eternas miles de hombres de piel oscura. En 1923, los sembradíos chaqueños de algodón ya alcanzaban las 50 mil hectáreas. Pero también debían multiplicarse los brazos que recojan el “oro blanco”.
El 12 de octubre de 1922, el radical Marcelo T. de Alvear había reemplazado en la presidencia a Hipólito Yrigoyen y el Territorio Nacional del Chaco ya se perfilaba como el primer productor nacional de algodón. Pero en julio de 1924 los pobladores originarios toba y mocoví de la Reducción Aborigen de Napalpí –a 120 kilómetros de Resistencia– se declararon en huelga: denunciaban los maltratos y la explotación de los terratenientes. Los ingenios de Salta y Jujuy ofrecieron mejor paga. Hacia allá intentaron ir los pobladores, pero el gobernador Centeno prohibió a los indígenas abandonar el Chaco. Los pobladores de Napalpí decidieron resistir. El 18 de julio, y con la excusa de un supuesto malón indígena, Fernando Centeno dio la orden.
Texto completo:
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-38355.html




Bailar en silencio

Escrito por novoyatirarlatoalla 20-01-2007 en General. Comentarios (0)

Por Alessandra Ferrari
conexiones@claringlobal.com.ar







Los asistentes están con auriculares y pueden elegir a qué DJ escuchar. El impacto visual es rarísimo, hay muchísima gente bailando sin música y todos moviéndose a diferentes ritmos.

El parque está lleno de gente que se mueve sin parar, pero en absoluto silencio. No están locos, sólo participan de la Mutus Party, la rave muda. El particular encuentro tendrá lugar el próximo 24 de julio en los Jardines del Castillo, en Venecia, Italia, ciudad de canales pero también de calles angostas y de convivencia complicada. Y, ahora, todos con auriculares para bailar y divertirse sin alterar la preciada quietud pública.
La rave muda made in Venecia ya parece tener consenso también en Londres, Inglaterra: algunos gurúes del universo dance inglés se están interesando en la propuesta, entusiasmados por su valor conceptual. Y pensar que el rave más tranquilo nació por preservar una convivencia civilizada. La municipalidad de Venecia, en colaboración con el grupo AttualAmente, quería complacer a los noctámbulos y no enfurecer a la gente mayor y a las familias que quieren dormir.

Venecia es una ciudad donde se vive codo a codo, explica Michele Brunello, de AttuAlamente. Teníamos que encontrar algo intermedio entre la nada después de las 11 de la noche y el ruido. Así se nos ocurrió la idea de los auriculares. El sistema es simplísimo: es necesario un dispositivo como el que se usa para la traducción simultánea en las convenciones. Luego se traen las consolas y lista la rave. Todos los años se reúnen por lo menos cuatro DJs distintos que tocan música simultáneamente, desde electrónica hasta étnica, pasando por el revival y la comercial. Así, además de no hacer ruido, se puede elegir qué música escuchar. Y bailar, naturalmente.
La Mutus Party ya va por su tercera edición, en el contexto del festival Jardines de verano. El impacto visual es surrealista: hay gente que está toda junta, pero que se mueve a ritmos diversos. Lo más divertido, asegura Michele Brunello, es ver cómo la gente gesticula: cuando hay alguien que parece divertirse mucho, los que están al lado le preguntan (con gestos, naturalmente) qué está escuchando. El les dice el canal: uno, dos, tres o cuatro. Y todos empiezan a bailar al mismo ritmo. Sacarse los auriculares es una buena experiencia: ?Uno se siente catapultado a otra dimensión.
Por Alessandra Ferrari
conexiones@claringlobal.com.ar