novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

Entra en un nuevo pais.


Del libro "LA VOZ INTERIOR DEL AMOR" de
Henri J. M. Nouwen


Tienes una idea de qué apariencia tiene el nuevo país. Aun así, estás demasiado cómodo, si bien no verdaderamente en paz, en el viejo país. Conoces las maneras del viejo país, sus dichas y dolores, sus momentos alegres y tristes. Has pasado allí la mayor parte de tus días. Aun cuando sepas que no has encontrado allí lo que tu corazón más desea, sigues bastante aferrado a él. Se ha vuelto parte de tus mismos huesos.

Ahora has llegado a darte cuenta de que debes dejarlo para ingresar a un nuevo país, donde habita tu Amado. Sabes que lo que te ayudaba y te guiaba en el viejo país ya no funciona pero, ¿qué otra cosa tienes para guiarte? Se te pide que confíes en que encontrarás en el nuevo país lo que necesitas. Eso requiere la muerte de lo que se ha vuelto tan preciado para ti: la influencia, el éxito, si, incluso el afecto y el orgullo.
Confiar es muy difícil, porque no tienes a qué recurrir. Aun así, la confianza es lo esencial. El nuevo país es adonde se te convoca a ir, y la única forma en que puedes ir es desnudo y vulnerable.
Parece que estuvieras permanentemente cruzando y volviendo a cruzar la frontera. Por un momento, experimentas una dicha                                                                                   verdadera en el nuevo país. Pero después te asustas y empiezas a ansiar nuevamente todo lo que dejaste atrás; entonces, vuelves al viejo país. Para tu consternación, descubres que el viejo país ha perdido su atractivo. Arriesga unos pasos más en el nuevo país, confiando en que, cada vez que entres en él,te sentirás más cómodo y podrás quedarte mas.

 

 


Comentarios

No se cómo es eso de experimentar el desarraigo ya que yo nunca me fui de mi país Argentina, si lo hicieron mis abuelos con los que viví mi etapa de la infancia. Ellos vinieron de Italia y siempre recibían cartas de sus familiares y yo las escuchaba ya que las leían en familia. Mis abuelos hicieron su familia aquí y nunca volvieron a su tierra a la que siempre añoraron a pesar de trabajar y querer mucho a Argentina que los recibió con los brazos abiertos. Ahora que ya soy grande mantengo yo esos lazos con los que quedan allí en Italia y les escribo sintiendo esa añoranza que no se debe parecer mucho a la que sentían mis abuelos, pero la sangre tira .Yo los conozco por fotos pero se que si algún día puedo ir a verlos personalmente será como si siempre nos hubieramos visto y conocido, ya que se de ellos y ellos de mi lo suficiente para considerarlos mi familia lejana y querida. También estoy segura de conocer el pueblo, el lugar que siempre me describian mis abuelos de niña. Un fuerte abrazo para todos los que un día tuvieron que dejar su patria y una bienvenida a los que lo han hecho radicándose en la mía. Cristina Suárez

Y done dice uno un pais puede decir una ciudad, una casa, una calle, unos amigos.... Sólo el amor puede hacernos olvidar aquello que hemos amado Sed felices, os lo mereceis.

Añadir un Comentario: