novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

El hambre es un crimen.

El hambre es un crimen. Hay que detenerla. Si o si.
Porque en nuestro país no faltan ni alimentos, ni platos, ni madres, ni médicos, ni maestros, faltan en cambio la voluntad política, la imaginación institucional, la comprensión cultural y las ganas de construir una sociedad de semejantes que asegure a cada niño argentino las oportunidades vitales para que se desarrolle saludable y pueda crecer con dignidad.

El 70% de la población total del país menor de 18 años, o sea nueve millones y medio de niños, se encuentran viviendo en la pobreza, la mitad ya casi no come. Más de cien niños se mueren por día -menores de 5 años- por causa de pobreza. Cuando hablamos de mortandad infantil no solamente debemos incluir a los niños que se lleva la muerte sino también a los niños dañados -para siempre- física, intelectual y emocionalmente antes del nacimiento de las palabras.

El hambre es un crimen que aniquila el prodigio de la vida. Debe ser detenido. Si o si. Los niños son el más noble patrimonio de la sociedad argentina. Los niños son de todos, si comen o no comen, si van a la escuela o la abandonan, si lloran más de lo que ríen. Es deber moral y político de toda la sociedad modificar este estado de cosas. La Argentina tiene hoy la responsabilidad moral, cultural y política de dar a cada niño una vida que merezca ser vivida.

Sin una infancia sana, amasada y entera es impensable una Argentina mejor. Porque un país que condena a sus niños a las mínimas posibilidades de desarrollo es un país que se condena a sí mismo. Un país sin un proyecto específico para la infancia es en sentido estricto un país sin proyecto.

Nuestra única deuda es honrar los niños. Texturas del futuro.


Comentarios

ola estoy de acuerdo con la pancha pues yo tampoco encontre lo qe qeria asi qe son una bola de loosers ii qiero dejar este peqeño mensaje: te amo pancha jajaja me voee BYE CHOCOLATITOS!!*

no encontre lo qe qeria ii son una bola de looseers bye CHOKOLATITOS

Mi país Argentina, es un país rico, tiene mucha tierra y la misma es fértil, no ha pasado por suerte por guerras, su caudal humano es inmenso, es un crisol de razas, pero tiene la desgracia del poder político. Sus gobernantes no reparten equitativamente las riquezas y por esa razón existen niños con hambre, la impunidad y la corrupción es exagerada, no hay límites para el poder,cuando asumen se olvidan y borran de su cabeza las palabras solidariedade, amor al prójimo, empatía, humildad. honor, idoneidad,compasión, etc. Cristina

Añadir un Comentario: