novoyatirarlatoalla@blogdiario.com

Ping. Una rana en busca de una nueva laguna





Adelanto de libro:

http://www.clarin.com/suplementos/libros/2006/03/10/ping.pdf
Título Ping. Una rana en busca de una nueva laguna
Autor Stuart Avery Gold
Editorial V&R Editoras
ISBN ISBN 987-9201-71-X
Clasificación Management motivacional
Páginas 96
Formato Rústica
Publicación Mayo de 2006
Idioma Español
--------------------------------------------------------------
Prólogo
Lo importante es que creas que esta historia es
verídica.
Personalmente, si miro hacia atrás, debo decir que
yo también tuve mis dudas. Quién no las tendría al
saber que las aventuras descriptas en estas páginas
son, en realidad, el viaje de transformación de...
una rana.
En este momento, algunos lectores suspirarán,
escépticos. Por favor, no se desanimen, hay tanto
para aprender... Por ejemplo, que a pesar de las cosas
terribles que suceden en nuestro planeta, también
ocurren muchas buenas. Y una de ellas es que
aún podemos encontrar historias capaces de conmover
el espíritu y elevar el alma.

7Esta es una de esas historias.
Mucho antes de ti, mucho antes de mí mismo,
mucho antes de que existieran el WiFi, Internet, el
DVD y la videograbadora, mucho antes de la televisión,
el cine, la radio e incluso, los libros, ya se
narraban historias que entretenían, instruían, motivaban
e inspiraban. Algunas de esas historias han
perdurado a través de los siglos; muchas se proponían
entretener y quizás, también, hacer dormir a
quien las escuchaba, pero la que nos ocupa –la
fábula de un viaje– tiene un propósito diferente.
Quiere despertar en los oyentes su camino interior
y demostrar que el viaje de la vida es mucho más
que, simplemente, sobrevivir. Por tanto, esta es
una invitación a aprovechar de un salto las oportunidades
de la vida a través de los actos heroicos y
el aprendizaje revelador de una rana llamada Ping.
Para comprobar la veracidad de esta historia, entrevisté
a docenas de personas, occidentales y asiáticas,
Ping
8a lamas tibetanos, practicantes taoístas y maestros
zen y birmanos, y llené numerosos cuadernos de
notas que luego pasaría en limpio. Algunas entrevistas
me llevaron a Japón, otras, a China y también
a Estados Unidos. Lamentablemente, muy pocos
conocían la historia de Ping y, menos aún, podían
relatarla completa. Después de todo, ocurrió hace
mucho tiempo.
Sin embargo, la historia seguía cautivándome, de
modo que pasé muchos meses más investigando
hasta que al fin, por fortuna, logré hallar un relato
preciso de los hechos. Por eso puedo garantizar su
autenticidad. Tú decidirás si mis esfuerzos valieron
la pena. Al fin y al cabo, todos sabemos que algunas
historias son sólo para ser contadas. Y otras,
para ser creídas.
¿La de Ping?
Bueno, esta es una historia para siempre...

91
Un salto perfecto
Había una vez en un lugar…
Aquel día, la laguna tenía poca profundidad. De
hecho, se encontraba en ese estado desde hacía algún
tiempo. Pero a la mayoría de sus habitantes no
les importaba, creían que las cosas simplemente
eran así.
Por ejemplo, las tortugas se sentían felices mientras
tuvieran suficiente agua para nadar. Incluso les
gustaba dejar sus caparazones al sol cuando el agua
no alcanzaba para sumergirse. Las garzas también
estaban encantadas. Con poca agua, les resultaba
más fácil encontrar algo sabroso en ella. Tampoco
los peces se quejaban; más cerca de la superficie, les
era más fácil atrapar algún bocado que flotara.

11A decir verdad, entre los habitantes de la laguna la
satisfacción era general. Jamás se escuchaba una queja
ni un murmullo de desagrado. La mayoría se dedicaba
a pasar los días como siempre, de buen humor.
La mayoría, pero no todos.
Ping, una rana que había nacido en esa laguna,
poseía una orgullosa herencia, aunque no tuviera memoria
de ella. Ping no sabía, por ejemplo, que en la
antigua China se creía que las ranas provenían de
la luna y que se incubaban en huevos que caían del
cielo con la lluvia plateada. Sí podía remontarse atrás
en su propio tiempo: Ping recordaba sus más tempranos
días en la laguna, cuando surcaba alegremente
el agua profunda, sólo impulsado por su cola.
Y cuando creció y llegó el momento de saltar, nada
pudo complacerlo más. Ping poseía un increíble
talento para saltar.
De un salto, Ping salvaba perfectamente una distancia
de dos metros y medio; más aún, perdón,
Ping
12dos metros setenta y cinco centímetros, algo que nadie
más lograba. Tan grande era su talento, que todos
los habitantes de la laguna dejaban lo que estuvieran
haciendo para verlo saltar. Se sentían privilegiados
de ser testigos de tanta maestría.
Pero Ping no le daba importancia a esta admiración.
Sólo sabía que saltar aquellas distancias era inmensamente
divertido y comprobaba, con honda
tristeza, que ya no podía hacerlo como antes. No
ahora, que apenas quedaba agua en la laguna.
Mucho más tarde, Ping aprendería que para vivir
una vida intencional hay que poseer dos cosas: un
fuerte deseo de vivir la mejor vida posible, y la voluntad
de vivirla así, todos y cada uno de sus días.
Ping tenía ya ambas cosas.
Lo que no tenía era agua. Y Ping necesitaba agua
para saltar.
En este momento debería agregar que aquella laguna
siempre había sido alimentada por un arroyo

13
14
¿Quién puede adivinar el momento exacto
en que su mundo va a cambiar?


y que, en el curso de mis investigaciones, no encontré
ninguna pista sobre el motivo por el cual ese
arroyo había cambiado su curso. Lo que sí descubrí
fue que, mientras muchos se conformaban con
quedarse en aquel mismo lugar, Ping no lo hacía.
Ping suspiraba con impotencia, sin resignarse.
Añoraba la amplitud y la profundidad que alguna
vez había tenido el agua y el aroma embriagador de
las flores de loto y los nenúfares que solían cubrir la
superficie. El sereno ritmo de los juncos mecidos
por la brisa que inducía a la serenidad. Aquel paisaje
lo hacía tan feliz... Pero había cambiado, y lo que
quedaba en su lugar atormentaba el alma de Ping.
Chuang Tzu, filósofo taoísta de la antigüedad, escribió:
Que a todo se le permita hacer naturalmente lo
que hace, para que así su naturaleza se vea satisfecha.
Ping veía a diario que todos los seres vivos a su
alrededor tenían su lugar en el orden natural de las
cosas y, cada uno, su propio destino que cumplir.

15Ping presentía –mejor dicho, sabía– sin ninguna
duda en su corazón que, más que ninguna otra cosa,
quería llevar una vida que le permitiera manifestar
la esencia de su naturaleza.
Tan fuerte era el convencimiento de Ping respecto
de su talento innato y su capacidad, que pasaba
sus días sentado al borde de la laguna, abstraído
en sus grandes sueños de convertirse en lo mejor
de sí mismo.
Lamentablemente, al mismo tiempo que los sueños
de Ping crecían, la laguna se volvía más y más pequeña,
hasta que llegó el día en que dejó definitivamente
de ser una laguna y aquel lugar cómodo y seguro
que Ping había disfrutado fue desapareciendo,
desapareciendo, hasta que... no quedó nada.
Bien, esto es una exageración. Quedaron ramas,
piedras y algunos tristes huesos en el lecho de la
laguna. Y lodo. Mucho lodo por todas partes.

16Durante días Ping se sentó en el lodo y, por las
noches, durmió en el lodo. Pero no dormía mucho.
Es difícil relajarse cuando el miedo acecha en el interior
de uno. Y Ping tenía miedo.
Mucho.
El cambio –el cambio de verdad– inquieta. Cuando
se produce, puede causar confusión, dudas,
ira, angustia o desesperación; puede apoderarse de
nosotros con tanta fuerza que llega a paralizarnos.
Pero sólo si se lo permitimos.
Ese miedo al cambio, a afrontar riesgos, al ridículo
o a que alguien desapruebe nuestros sueños y objetivos,
es el enemigo de la intención y la transformación.
Pero hasta los enemigos tienen enemigos, y el
enemigo del miedo es el coraje. No la ausencia de
temor, sino el coraje de actuar a pesar del temor.
La aceptación de esta sencilla verdad lleva un cierto
tiempo. Muchos no llegan a comprenderla nunca.
A Ping le llevó aproximadamente una semana.

17
18 Es difícil relajarse cuando el miedo
acecha en nuestro interior.
Día tras día, Ping experimentó emociones que nunca
antes había vivido. Se sentía confuso e inseguro.
Luchaba con la añoranza de su pasado, de su laguna
cuando era profunda. Los recuerdos se apoderaban
de él sin darle descanso. Al fin y al cabo, aquella
laguna era el único lugar que había conocido.
Pero, ¿quién puede adivinar el momento exacto
en que su mundo va a cambiar...? Ese momento en
que, por algún ignorado motivo, inesperadamente,
logramos la fuerza necesaria para aferrarnos a algo
o para soltarlo. Abrirse a la posibilidad de elegir es
abrirse a la transformación.
Sentado en el lodo pegajoso, midiendo sus alternativas,
Ping tuvo una importantísima revelación:
su vida era suya, para vivirla con intensidad.
Ping eligió dejar atrás su pasado, ocuparse de su
futuro y alumbró la idea más importante de su vida.
Faltaban cinco minutos para el amanecer del séptimo
día cuando Ping miró por última vez aquella

laguna que había amado tanto y, abandonando
toda la gloria de sus pasadas aventuras, dio un salto
perfecto hacia la aventura más grande de todas...



Comentarios

Lei el libro recien ahora por q m lo dio una amiga. ES BUENISIMO!! justo estoy en un momento muy malo y m identifco mucho con ping cuando se esta por dar por vencido ante las ramas y me sirvio mucho. Y si una rana puede nosotros tambien!! un beso y saludos

me da gusto pensar que una persona se intereso en la historia de uan ranita que nos deja un gran aprendizaje a todos los que estudian este libro ya que contiene grandes lecciones de vida y como debemos enfrentar nuestros problemas hay veces que tambien es de sabios equivocarse pero la mejor manera es enfrentar el problema con actitud, perseveracia e inteligencia. me da un gusto enorme el saber que tantos lectores al igual que yo tendremos una idea o razon que nos proporciona la inteligencia que tuvo el buho. ping me dio una gran fuerza para poder seguir adelante y asi solucionar pero mas que nada enfrentar mis problemas. es muy larga la historia que tengo que describir y me gustaria compartir con ustedes pero sera hasta la proxima. cuidense y les mado un caluroso abrazo. y un saludo por parte del INSTITUTO TECNOLOGICO DE OAXACA.

EL LIBRO ESTA BUENO , LA SICOLOGIA QUE UTILIZAN EN ESTE LIBRO PRINCIPALMENTE ES DE SUPERACION ME ALEGRA QUE DOS PERSONAS COMO USTEDES TENGAN EL MISMO PENSAMIENTO QUE YO, PARA MI PING SE EZFORZO POR LO QUE QUISO NO FUE MEDIOCRE LA QUEDARSE EN LA LAGUNA LA CUAL SE ESTABA SECANDO , EL SE DIO CUENTA Y LOS DEMAS NO LE IMPORTO EN CAMBIO PING LUCHO POR ALGO MEJOR PARA SALIR ADELANTE Y PUES AUNQUE TUVO ERRORES Y MIEDOS LOS VENCIO Y SI UNA RANA PUDO POR QUE NOSOTROS NO? PERO EN FIN AVECES NOSOTROS PENSAMOS QUE NUESTROS PROBLEMAS SON LOS PEORES PERO NO PENSAMOS EN LOS PROBLEMAS DE LOS DEMAS Y LO PEOR ES Q ALGUNAS PERSONAS TENGAN QUE ACABAR CON SUS PROBEMAS CON UNA PISTOLA EN LA CABEZA, ESO NO ES VALENTIA ES SER COBARDE LO RARO ,NO CREEN SLO SOMOS POCOS LOS CUALES HEMOS LEIDO ESTE LIBRO TAN ASOMBROSO QUE SI TODO EL MUNDO LO LEYERA TODOS ESTUVIERAMOS MEJOR ASI QUE SE DESPIDE EMILIO SALVADOR CON UN FUERTE ABRAZO A ESTAS DOS PERSONAS LAS CUALES HAN COMPRENDIDO BIEN EL SIGNIFICADO DE LA HISTORIA DE PING ME DESPIDO CON UN CALUROSO ABRAZO Y HASTA LA PROXIMA

el libro me parece excelente porque trata de cosas que nos pasan a todos. Y que como ping vensamos todos los obstaculos que se interponen en nuestro camino. soy de concordia entre rios argentina

el libro me parece excelente porque trata de cosas que nos pasan a todos. Y que como ping vensamos todos los obstaculos que se interponen en nuestro camino.

al libro lo lei hoy en la escuela y me parecio que esta muy bueno porque trata de cosas que nos pasan todos los dias y que no debemos rendirnos por un obstaculo que tengamos delante y que no nos conformemos con lo que tenemos que siempre aspiremos a mas los felicito por el libro esta muy bueno!!!!!!!!!!!!!! soy de concordia, entre rios, argentina

Añadir un Comentario: